Los emisores son dispositivos que controlan la salida del agua desde las tuberías laterales. Según el caudal que proporcionan se dividen en dos grupos:

 

Emisores de bajo caudal, inferior a 16 litros/hora. Comprende los goteros y las tuberías emisoras o cintas.

 

Emisores de alto caudal, comprendido entre 16 y 200 litros/hora. Comprende los difusores y los microaspersores.

 

Un emisor debe reunir las siguientes características:

-De instalación fácil.

-Poco sensible a la obstrucción.

-Poco sensible a las variaciones de presión.

-De bajo coste.

-Que mantenga sus características a lo largo del tiempo.

 

No es necesario que el emisor posea a la vez todas estas características, sino sólo aquellas que se precisan para cada caso concreto. Por ejemplo, un emisor debe ser poco sensible a la obstrucción cuando se utilizan aguas superficiales bastante contaminadas, pero no es tan necesaria esta cualidad cuando se utilizan aguas subterráneas limpias. En terrenos llanos no se necesitan emisores que compensen las diferencias de presión, pero sí se necesitan en terrenos ondulados.

 

Tipos de emisores

 

Atendiendo a la configuración de su conducto, los goteros se pueden clasificar de la siguiente forma:

 

– De largo conducto. El gotero de microtubo consiste en un tubo de pequeño diámetro y gran longitud. Su exponente de descarga varía de 0,75 a 1. Debido a los inconvenientes de su régimen próximo al laminar, el microtubo ya no se utiliza como gotero, sino como elemento de conducción.

 

– De laberinto. El agua recorre una trayectoria en laberinto, por lo que aumenta la turbulencia del flujo (exponente de descarga comprendido entre 0,45 y 0,55). Es poco sensible a las obstrucciones y a los cambios de presión y temperatura.

 

– De orificio. El agua descarga a través de uno o varios orificios de pequeño diámetro. El régimen es turbulento (exponente de descarga próximo a 0,5). Es poco sensible a las variaciones de presión y temperatura, pero se obstruye con facilidad debido a pequeño diámetro de los orificios.

 

– De remolino . Este emisor tiene una cámara circular en donde se produce un remolino, en cuyo centro se localiza el punto de emisión. Debido a la perdida de carga adicional que se origina, el diámetro del conducto puede ser mayor que en otros emisores, reduciéndose el riesgo de obstrucción. El exponente de descarga varía de 0,45 a 0,55, por lo que son pocos sensibles a las variaciones de presión.

 

– Autocompensante. Este emisor tiene un dispositivo que permite variar el tamaño del conducto con relación a la presión de entrada. El dispositivo es, generalmente, una membrana flexible (diafragma) que se deforma bajo el efecto de la presión, limitando el caudal. El efecto autocompensante se consigue dentro de una determinada gama de presiones, que debe ser indicada por el fabricante.

 

La conexión del gotero a la tubería puede hacerse de dos formas:

 

– Interlinea. Se instala entre dos secciones transversales de la tubería lateral. Cuando el gotero se conecta a tubería de polietileno, el máximo incremento de diámetro ocasionado en la tubería como consecuencia de la instalación del gotero debe ser del 13 %.

 

– En derivación o sobre línea. Se instala sobre la pared de la tubería lateral mediante un orificio practicado con un sacabocados. El fabricante debe suministrar la herramienta adecuada para asegurar la estanquidad de la conexión con cada tipo de gotero.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *