CLASIFICACIÓN DE LOS EMISORES DE RIEGO

gotero pinchado

Los emisores o goteros son uno de los elementos fundamentales en un sistema de riego presurizado.  La cantidad de agua aportada y la uniformidad del riego dependen directamente de ellos.

Pero, ¿sabemos realmente como clasificar un gotero y saber si es el adecuado para nuestro cultivo? Nuestro técnico en I+D+i nos lo explica.

La formula secreta

La UNE-EN-ISO 9261 es una norma internacional que especifica las características mecánicas y funcionales para emisores y tuberías emisoras.

En la norma se especifica el procedimiento a seguir para poder clasificar al emisor en diferentes categorías según su comportamiento de emisión de caudal frente a la presión de trabajo, dando como resultado la curva característica del gotero. Dicha curva obedece a la ecuación de diseño del mismo, la cual es la siguiente:

Ecuación clasificación emisores

Los términos que aparecen en la ecuación anterior son:

Q: caudal emitido, en L/h

k: constante

P: presión, en bares

x: exponente de descarga

¿Qué variables se tienen en cuenta para su clasificación?

Para la clasificación de los emisores, se tiene en cuenta una serie de valores o variables calculadas experimentalmente y que dependen íntimamente de la geometría, diseño y, en algunos casos, del comportamiento en conjunto de las diferentes partes que puede componer un emisor.

Las variables más importantes a la hora de clasificar los emisores son:

  • Coeficiente de variación o uniformidad: variable que señala la homogeneidad de caudal emitido en una tubería con, al menos, 25 goteros.
  • Exponente de descarga: variable que indica la estabilidad del emisor frente a las variaciones de presión.
  • Error: desviación porcentual del caudal experimental a la presión de trabajo del emisor (1.0 bar para turbulentos y 2.0 para autocompensantes) con respecto al caudal nominal. No puede superar el 7% de error.

Según los valores obtenidos y procesados experimentalmente, el emisor se podrá categorizar como un gotero excelente (1ª clase) o un gotero malo  (4ª clase)

Procedimiento según el tipo de emisor

Para goteros turbulentos, ya sean integrados o pinchados, el procedimiento a seguir es el siguiente:

  1. Tomar una tubería con al menos 25 emisores.
  2. Extraer el aire de la tubería con el fin de evitar interfencias en el ensayo. *
  3. Medir el caudal emitido a diferentes presiones de trabajo, comenzando en 0.5 bar y finalizando como mínimo en 3.0 bar, en intervalos crecientes de 0.5 bar.
  4. Procesar la información extraída en el ensayo para determinar las variables CV, exponente de descarga y determinar la curva característica del emisor.

* El punto 2 solamente es aplicable para goteros pinchados e integrados con un espesor de pared de tubería que tenga un PN de 3.0 bar como mínimo, en caso de ser espesores inferiores, como en el caso de las cintas de riego, se ha de medir los caudales empezando desde 0.1 bar hasta 0.7 bar -1.0 bar máximo (dependiendo del espesor de la cinta) en intervalos crecientes de 0.1 bar.

En el caso de los goteros autocompensantes, el procedimiento es ligeramente diferente, ya que el emisor incorpora una membrana flexible.

  1. Tomar una tubería de 25 emisores como mínimo.
  2. Extraer el aire de la tubería con el fin de evitar interfencias en el ensayo.
  3. Previo al ensayo de medición, se ha de acondicionar el tramo de tubería, es decir, dejar a los emisores emitir durante al menos 1.50 h a una presión de 2.0 bar mínimo. Este paso es crucial, ya que el paso del agua durante el tiempo y presión establecida cambia las características de la membrana de forma irreversible y correcta para iniciar su medición.
  4. Una vez acondicionado el emisor, se mide el caudal emitido a diferentes presiones de trabajo, comenzando en 0.5 bar y finalizando a 3.0 bar como mínimo, en intervalos crecientes de 0.5 bar.
  5. Procesar la información extraída en el ensayo para determinar las variables CV, exponente de descarga y determinar la curva característica del emisor.

En el caso de los goteros autocompensantes, el procedimiento es ligeramente diferente, ya que el emisor incorpora una membrana flexible.

  1. Tomar una tubería de 25 emisores como mínimo.
  2. Extraer el aire de la tubería con el fin de evitar interfencias en el ensayo.
  3. Previo al ensayo de medición, se ha de acondicionar el tramo de tubería, es decir, dejar a los emisores emitir durante al menos 1.50 h a una presión de 2.0 bar mínimo. Este paso es crucial, ya que el paso del agua durante el tiempo y presión establecida cambia las características de la membrana de forma irreversible y correcta para iniciar su medición.
  4. Una vez acondicionado el emisor, se mide el caudal emitido a diferentes presiones de trabajo, comenzando en 0.5 bar y finalizando a 3.0 bar como mínimo, en intervalos crecientes de 0.5 bar.
  5. Procesar la información extraída en el ensayo para determinar las variables CV, exponente de descarga y determinar la curva característica del emisor.

Clasificación de los emisores

Por lo tanto, los emisores se pueden clasificar teniendo en cuenta el coeficiente de variación (CV) y el exponente de carga.

Clasificación según el valor del CV

Clasificación

Muy buenoBuenoMediocre

Malo

Clase

Valor

≤ 5 %5 – 10 %10 – 15 %

15 – 20 %

Clasificación según el valor del exponente de descarga

En este caso la clasificación del emisor depende de si es autocompensante o turbulento.

En caso de que sea autocompensante, la clasificación con respecto al exponente de descarga es la siguiente:

Clasificación

Muy toleranteTolerantePoco toleranteMuy poco tolerante

Clase

Valor0 – 0.050.05 – 0.100.10 – 0.15

> 0.15

En el caso de los turbulentos, la categorización con respecto al valor del exponente de descarga es la siguiente:

Clasificación

Muy toleranteTolerantePoco toleranteMuy poco tolerante

Clase

Valor0.20 – 0.500.50 – 0.600.60 – 0.80

> 0.80

La clasificación global del emisor depende del cómputo de las tablas anteriores, de modo que la clase del gotero será la de menor cualidad obtenida en el ensayo experimental.

Veamos un ejemplo:

Gotero autocompensante con CV del 8% (2ª clase) y exponente de descarga de  0.04 (1ª clase). Por tanto, el gotero será de 2ª clase en términos globales, ya que para ser de 1ª, ha de tener un CV ≤ 5% en conjunto al exponente de descarga del ejemplo.

¿Estás pensando en establecer riego por goteo en tus instalaciones? Contacta con nosotros y te ayudaremos a diseñar, poner en marcha y gestionar un sistema de riego por goteo eficiente para tu cultivo.

Jesús Abellán

Técnico I+D+i