EL AGUA Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

Desde hace varios años el cambio climático está aumentando la presión sobre las masas de agua.

¿Qué efectos del cambio climático están surgiendo los últimos años?

De inundaciones y sequías a la acidificación de los océanos y el aumento de los niveles del mar. Pues según diversos estudios se prevé que los efectos del cambio climático en el agua se intensifiquen a lo largo de los próximos años. Estos cambios están dando lugar a que se emprendan acciones en todo el mundo.
Las ciudades ya se están adaptando con  soluciones basadas en la naturaleza más sostenibles para disminuir los efectos de las inundaciones y utilizando el agua de manera más inteligente y sostenible, de modo que sea posible convivir con las sequías.

Puesto que hay más agua que tierra sobre la superficie del planeta, el calentamiento de los océanos representa alrededor del 93% del calentamiento del planeta desde 1950.

¿Cómo se produce este calentamiento en el agua?

Es producido como consecuencia del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo de dióxido de carbono, atrapando cada vez más energía solar dentro de la atmósfera.
La mayor parte de este calor atrapado se acaba almacenando en los océanos, lo que repercute en la temperatura y en la circulación del agua. Las temperaturas cada vez más altas también están fundiendo las capas de hielo polares. A medida que se reduce la superficie total del hielo y la cubierta de nieve, va reduciéndose la cantidad de energía solar que se refleja al espacio, lo que hace que el planeta se caliente aún más. Ello, a su vez, hace que se incorpore más agua dulce a los océanos, lo que altera aún más las corrientes.

Uno de los sectores con mayor protagonismo a la hora de paliar significativamente los efectos del cambio climático es el sector del agua.
Pero, ¿cuáles son los principales efectos del cambio climático?

  • Las sequías: Es una de las consecuencias más duras del cambio climático siendo cada vez más severas y frecuentes. Además la serie histórica nos confirma que cada vez afectan más a las zonas geográficas más secas, aumentando por tanto su extensión en tiempo y cantidad.
  • El aumento del nivel del mar a causa del deshielo: consecuencia que aún está a tiempo de retornarse antes de llegar al punto de inflexión.
    El aumento del nivel del mar, junto con la sobreexplotación de los acuíferos en zonas costeras, está agravando la intrusión de agua salina en los mismos produciendo la salinización de las reservas de agua dulce.
  • La deforestación: impacto directo en la política del cambio climático al reducir la capacidad de absorción de CO2, favorecer el avance de la desertificación y el aumento de CO2 por la degradación natural de los residuos orgánicos.
  • La degradación de la materia orgánica en las aguas residuales no tratadas: Las emisiones de CO2 equivalentes son motivadas por la ausencia de tratamiento de aguas residuales, así como el NO2,  y metano (CH4)  que son los gases realmente emitidos.

 

¿Qué soluciones tecnológicas y medioambientales son posibles?

 

  1. La desalación

Única fuente de generación de agua potable no convencional en zonas en las que no existe otra alternativa. También se ha debatido mucho como opción al transporte de agua, porque para distancias superiores a 100 km desde el punto de origen, la desalación es más eficiente y competitiva en términos de metro cuadrado de agua producida/transportada.

 

Las antiguas plantas de desalación térmica que se mantienen en la actualidad, situadas en su mayoría en Oriente Medio, han pasado a estar cuestionadas por su alto grado de emisiones y grandes consumos de petróleo. La base de su funcionamiento, en la mayor parte de los casos, se basa en la producción de energía térmica obteniendo agua como subproducto y con un consumo energético desorbitado. Pero observamos con optimismo una clara tendencia en la sustitución de las mismas por plantas de mayor eficiencia, contribuyendo a suministrar agua potable en zonas áridas y reduciendo las emisiones.

 

2. Reutilización a gran escala

El tratamiento de aguas residuales con calidades aptas para uso agrícola permitiría no solo la reducción de las emisiones emitidas por la degradación de la materia orgánica de las aguas residuales “per se”, sino que abriría la puerta de mejora de los rendimientos de la cosechas. Los cultivos de secano pasarían a cultivos de regadío con una mayor eficiencia en la producción y una menor superficie de cultivo agrícola necesaria para la misma producción.

La primera causa de la deforestación es la ampliación de las zonas agrícolas, por eso importante favorecer la forestación de nuevas áreas utilizando el riego proveniente de fuentes de agua no convencionales. Esta nueva manera de reutilizar el agua servirá para optimizar el mantenimiento de  bosques, parques y jardines, pero necesitamos llegar a cotas de reutilización más altas de las actuales.

Además, en aquellas zonas áridas que no cuentan con otras fuentes de agua para el riego, la desalación tras un primer uso potable, tendría un gran impacto positivo para la agricultura.

El cambio climático es un problema difícil y complicado pero puede ser reducido con nuevas soluciones basadas en progresos tecnológicos, y alineadas con los avances económicos y los intereses políticos del siglo XXI.

Estas soluciones podrán producir agua desalada neutra en emisiones, permitiendo cerrar centrales y plantas no sostenibles. No obstante, en el campo de la reutilización debemos seguir trabajando para que fuentes de agua no convencionales procedentes de aguas residuales y orientadas a usos agrícolas sean una realidad a mayor escala.

 

¿Sabías que cada uno de nosotros podemos aportar nuestro grano de arena para frenar esto?

 

  • Utiliza el transporte público.
  • Compra electrodomésticos eficientes para ahorrar energía.
  • Instala bombillas de bajo consumo.
  • Reduce el consumo de productos envasados.
  • Cierra el grifo y realiza un consumo responsable del agua.

¿A qué estás esperando para aportar tu grano de arena?

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *