Riego alcachofa

La alcachofa es una hortaliza muy apreciada, ya que sus hojas esconden una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes. Incluso dietas bajas en calorías llevan su nombre. Además, sus distintas variedades, características y su composición química la convierten en una hortaliza única en la prevención de enfermedades como la diabetes, y en el regulamiento del organismo y la protección contra enfermedades hepáticas.

Es en la Cuenca Mediterránea, en países como Italia, Francia y España, donde se produce el 90% de la producción mundial del cultivo de alcachofa, pero también en numerosos países templados alrededor del mundo. Esta zona es ideal para su cultivo, pues el clima es suave y templado.

Orígenes del cultivo de alcachofa

La alcachofa procede del Noreste de África y parece ser que ya era conocida por las civilizaciones griega y romana, y fue durante la Edad Media cuando se introdujo en el área Mediterránea.

 

¿Sabes de donde proviene el origen de su nombre?

Su origen lo encontramos en un mito griego que explica que había una doncella llamada Cynara, de la cual se enamoró Zeus, quien decidió convertirla en diosa y llevarla al Monte Olimpo. Pero Cynara echaba de menos a su familia y volvió a la tierra a visitar su hogar, entonces Zeus, enfurecido y decepcionado, la convirtió en la que fue la primera alcachofa, de ahí se cree proviene su nombre científico Cynara scolymus.

 

Variedades de alcachofa

La alcachofa tiene diversas variedades según su denominación geográfica, las más comunes son las variedades españolas, francesas e italianas.

Variedades de España
  • Blanca de Tudela. Es la variedad más cultivada en España, se cultiva en La Rioja, Murcia, Alicante y especialmente en Tudela (Navarra) considerada Indicación Geográfica Protegida (IGP) y en Bernicarló (Castellón), donde disfruta de la Denominación de Origen (D.O). Esta alcachofa se caracterizada por tener un color verde no brillante, forma alargada oval y ser muy compacta, con sus escamas verdes muy apretadas. Su producción es mayor durante la primavera en las zonas frías.
Variedades de Francia
  • Violeta de Provenza. Variedad pequeña, de forma cónica, con capítulos grandes y hojas verdes manchadas con tonalidades violetas. Tiene un ciclo precoz, es muy productiva y su cultivo requiere de terrenos profundos y expuestos al sol. Puede comerse cruda, curada o cocinada.
  • Camus de Bretaña. La variedad de mayor tamaño (sus frutos pueden rondar los 300-500 gramos por unidad), tienen forma redondeada con hojas anchas y cortas. Su capítulo es de color verde y muchas veces muestra un color púrpura en las puntas. Su punto más alto de producción es en la época estival.
  • Verde de Laon. Alcachofa de la región de Francia muy bien adaptada al frío. Más robusta que la variedad anterior, rústica, con cabezas muy grandes, fondos gruesos y brácteas muy carnosas.

Variedades de Italia
  • Espinosa. Debe su nombre a la forma espinosa que tienen sus hojas. En Italia es considerada la mejor variedad para comer en crudo, pues es carnosa y crujiente.
  • Romanesco. Tiene forma redondeada, color violeta muy intenso, es muy tierna y tiene un sabor muy dulce. Planta de vigor medio con frutos de gran calibre cuya producción se sitúa principalmente en primavera.
  • Francesino. Muy similar a la variedad francesa “Violeta de Provenza”. Su producción es la más extendida al sur de Italia.
  • Catanese. Muy similar a la anterior, se distingue en que es mucho más abierta y se adapta mejor a zonas más cálidas. Su uso principal es el procesado industrial.

 

Principales requerimientos edafoclimáticos

Las alcachofas requieren climas suaves y templados, sin frío intenso ni excesivo calor. Se trata de una hortaliza de invierno (temporada fría) que con temperaturas diurnas de 24ºC y nocturnas de 13º C, crece en su máximo esplendor. Un rango de temperaturas adecuado para una buena cosecha se situaría entre 7-29º C, eso sí, libre de heladas.

Altura alcachofa

Las alcachofas son plantas que, según la variedad, alcanza entre los 50 cm y los 2 metros de altura, tienen un sistema radicular fuerte y profundo capaz de  adaptarse a multitud de suelos, aunque preferentemente aquellos profundos, arenosos, fértiles y bien drenados. Es necesario un buen abonado de fondo ya sea con estiércol o compost y un compost maduro en la fase de producción.

 

Riego del cultivo de alcachofa

El cultivo requiere riego frecuente que proporcione la suficiente humedad para conseguir un buen arraigado durante su periodo de crecimiento, y es cuando alcanza su madurez cuando demanda un riego continuo. Un exceso de agua puede provocar el encharcamiento de las raíces, por lo que es importante controlar las necesidades hídricas de la planta en función de la temperatura, precipitaciones, textura del suelo y la variedad de alcachofa.

El riego por goteo, nos permite realizar un control del riego ajustando las necesidades hídricas a la fase del cultivo de la alcachofa. Es interesante tener en cuenta que diversos estudios han demostrado que trabajar al 60% de las necesidades hídricas del cultivo, permite aumentar el rendimiento de materia seca cosechada en un 45%.

Por otro lado, para conseguir ajustar el riego a las necesidades hídricas del cultivo, se recomienda el uso de sensores de humedad de suelo para conocer el momento adecuado para regar.

Riego por goteo alcachofa

 

¿Por qué el riego por goteo es el mejor sistema de riego en el cultivo de alcachofa?

Es el sistema de riego más común en las regiones mediterráneas, siendo habitual que se riegue con volúmenes de riego de 5.000 a 6.000 m3 por hectárea y año en invierno. Ahora os presentamos las ventajas que presenta este sistema de riego:

  • Permite un mayor ahorro de agua, ya que suministra a cada planta solo la cantidad de agua que necesita. Además está comprobado que beneficia el desarrollo de la planta.
  • No se produce encharcamiento en la planta. De esta forma, se previene la aparición de podredumbres y la proliferación de hongos. Además, se evita la pérdida de nutrientes, habitual en los riegos excesivos.
  • Favorece la formación de una raíz pivotante, es decir, alargada y hacia abajo. De esta forma, la planta accede fácilmente a las reservas de agua y nutrientes. Las raíces pivotantes absorben y reservan mejor el agua.
  • Funciona con baja presión, por lo tanto no se necesita una bomba para impulsar el agua. El mantenimiento es sencillo y barato.
  • Ayuda a que haya menos presencia de malas hierbas, ya que no se moja apenas la superficie.

 

La recomendación de Gestiriego

Para este tipo de cultivos recomendamos tuberías emisoras con goteros de régimen turbulento y caudales comprendidos entre 1,6 – 2,2 litros con distanciamientos entre los mismos de 30 – 40 centímetros y una separación entre líneas de goteo de 1,5 – 2 metros.

Además, por el gran porte de las plantas, así como la gran masa foliar generada por este cultivo, no se recomiendan tuberías de espesores delgados tipo cinta, sino de espesores 0,9 – 1,0 milímetros.

gestiriego

Visita nuestra página web y descubre nuestra línea de tuberías con gotero integrado turbulento:

  • OPENDRIP: tubería emisora con gotero integrado largo de régimen turbulento. Gracias a su doble prefiltro y sus amplios pasos de laberinto proporciona máxima resistencia a la obstrucción y un caudal perfectamente uniforme.
  • CEODRIP: gotero corto turbulento integrado con máxima resistencia a la obstrucción que proporciona un caudal perfectamente uniforme. El primer gotero desarrollado por Gestiriego con una trayectoria de más de 25 años.
  • PRODRIP: gotero plano turbulento con geometría simétrica y laberinto de gran recorrido.

¿Estás pensando en establecer riego por goteo en tu cultivo de alcachofa? Contacta con nosotros y te ayudaremos a diseñar, poner en marcha y gestionar un sistema de riego por goteo eficiente para tu cultivo.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *