Se acerca el verano y en Gestiriego queremos incidir sobre los tipos de cultivo que se comienzan en verano o próximos a esta época del año.

 

¿Qué se puede cultivar en verano en España?

 

  • Acelga: En zonas templadas pueden cultivarse durante todo el año, y en zonas frías a partir de marzo. Es una planta muy rústica, no necesita muchos cuidados, simplemente tierra abonada y riegos regulares. Se pueden recolectar las hojas y dejar la mata para que siga creciendo y seguir recolectando.
    Climatología adecuada: Al ser un cultivo bastante rústico se adapta bien a todo tipo de climas, aunque prefiere los climas mediterráneos donde las heladas no sean excesivamente fuertes. Si la quieres sembrar en climas con heladas intensas deberás protegerla de estas.
    Cuidados: Necesita de bastantes riegos y es conveniente aplicar la técnica del acolchado para evitar que se pierda la humedad. También es necesario abonarla superficialmente cada 2 meses como mínimo.
    Su principal plaga es el pulgón de la acelga que ataca sus hojas apareciendo en estas manchas marrones.
    Recolección: A los tres meses podemos empezar a cortas su hojas, que es la parte de la planta que se aprovecha aunque también podemos consumir la penca de esta.
    Asociaciones de cultivos favorables. Judías, zanahorias, rábanos y nabos.

  • Apio: Es una planta de gran porte, que puede alcanzar los 50-60 cm. de altura, así que la podremos cultivar si tenemos suficiente espacio. Es una planta plurianual. Y sus necesidades hídricas son riegos regulares, y sustratos bien abonados.

  • Berenjena: Es la solanácea que requiere más temperatura para germinar y para desarrollar los frutos. Además necesita sol directo para dar frutos. Necesita recipientes de al menos 30 cm. de profundidad, porque es una planta que alcanza al menos 70 cm. de altura.

  • Brócoli: Conviene cultivarla en primavera, porque con altas temperaturas se espiga rápidamente. Sin embargo, tolera bien la sombra aunque necesita luz. Y requiere un espacio amplio porque puede alcanzar los 40 cm. de altura.

  • Calabaza: Aunque es una hortaliza que se empieza a consumir a finales de septiembre, su largo periodo de crecimiento hace que la siembra empiece en primavera. Su cultivo es similar al del calabacin, aunque no necesita tantos nutrientes. Sin embargo sus ramas se hacen muy largas, pero como son enredaderas pueden emparrarse para que ocupen menos espacio.

 

  • Cebolla: Hay muchas variedades, ya que se adaptan a todos los climas. Su cultivo es un poco delicado, y a pesar de que es un bulbo, es necesario hacer planteros para poder protegerlos y cuidarlos mejor. Las cebollas son poco voraces, así que no requieren un sustrato con muchos nutrientes, y tampoco necesitan de mucho riego, ni de mucho espacio. Podemos cultivarlas entre otros cultivos.

  • Lechuga: es uno de los cultivos estrella, hay gran cantidad de variedades, y no requieren mucho espacio. Su mejor época para el cultivo es primavera y otoño, con mucho calor se espigan enseguida, pero si queremos cultivar lechugas en verano podemos comprar variedades que soportan el calor, por ejemplo la variedad “maravilla”. Es un cultivo muy sencillo, solo tenemos que tener en cuenta que hay que hacer planteros. Y al tratarse de una hortaliza de hojas les gusta el riego, pero sin excesos. Si se quedan sin agua las hojas se ponen duras y amargan.

  • Melón: Si tenemos mucho espacio podemos intentar cultivar melón. Se puede empezar a sembrar a partir de abril. Hay muchas variedades. Les gustan las tierras bien abonadas y riegos regulares, y mucho sol. Tambien sus ramas crecen mucho entre 1 ó 2 m., como la calabaza.

  • Tomate: otro cultivo estrella, a partir de febrero ya podemos hacer semilleros. Hay muchisimas variedades, y es muy interesante cultivar aquellas variedades que sean tradicionales de nuestra zona. Sus requerimientos al ser una solanácea son una tierra rica en nutrientes, abundantes riegos y mucho sol.

Cultivar en verano es una excelente opción para aumentar la productividad de tu huerto o jardín, tenga el tamaño que tenga. Si sabes elegir lo que vas a cultivar, podrás sacarle el máximo partido a pesar de las altas temperaturas.

Cualquier momento del año es bueno para planificar los cultivos que queremos hacer en nuestro huerto. Cultivar en verano es una excelente manera de conseguir frutas, hortalizas, plantas, flores y, prácticamente, cualquier cosa que se pueda plantar con una semilla.

 

¿Qué productos necesitas para estos cultivos?

Nuestros clientes siempre nos preguntan sobre asesoramiento para cada tipo de cultivo, ¿qué cinta de riego o tubería es más adecuada? ¿Qué distancia entre goteros? ¿Qué caudal?

Se pueden utilizar desde cintas de riego que tienen un coste menor a tuberías de microirrigación con un coste un poco mayor pero con más resistencia.
Por ejemplo la cinta de riego se utiliza en cultivos plurianuales, además es un sistema que se va afianzando cada vez más en el mercado, debido a su bajo precio y a su utilidad, ya que está destinado a una campaña de cosecha, con lo que al terminar esta, se desaloja del terreno, y se puede volver a trabajar la tierra para preparar la siguiente cosecha, sin tener que recoger la tubería para la siguiente campaña.

Esta posibilidad hace que la tubería, con un espesor de pared bajo, sea más económica que una convencional, y pueda cumplir su función con las mismas garantías.

Las cintas de riego están destinadas para un uso de cultivos estacionales, hortícolas, invernaderos, viveros…

En Gestiriego disponemos de CINDRIP y CINTAPE.

¡Próximamente más en la web de Gestiriego! Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nuestras publicaciones y novedades.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *