La lechuga era un cultivo conocido hace ya más de 2.500 años por griegos y romanos. Desde entonces, las técnicas de cultivo se han ido perfeccionando y evolucionando, adaptándose a los nuevos tiempos. Y el riego, no iba a ser menos. En la actualidad, el sistema de regadío más elegido por los agricultores para esta hortaliza es el riego por goteo.

¿Conoces las necesidades y los requerimientos que debe tener el riego en el cultivo de lechuga?

En este artículo te lo vamos a explicar con detalle. Pero antes, conozcamos un poco más sobre el cultivo de la Lactuca sativa L.

El cultivo de la lechuga: Requerimientos edafoclimáticos.

La lechuga es un cultivo que se produce a nivel mundial, siendo demandado por los consumidores por su gran contenido en agua. Además, aporta abundantes cantidades de vitaminas (A, C, E, B1, B2, B3) y minerales (fósforo, hierro, calcio, potasio, etc.).

Esta hortaliza se consume principalmente en fresco, siendo muy popular en su formato de presentación en bolsas de ensalada tipo IV gama. Por ello, es necesario que nuestro cultivo llegue en condiciones óptimas a la recolección, y el riego juega un papel fundamental en ello.

El mundo de las variedades de lechuga es muy amplio y daría para escribir un artículo completo. A modo de resumen, las más conocidas son: Iceberg, Romana, Trocadero, Hoja de roble y Lollo Rossa, entre otras.

A la hora de establecer nuestro sistema de riego para esta hortaliza, es importante conocer cuáles son los óptimos de las variables edafoclimáticas (temperatura, suelo, humedad), ya que en función de estos valores tendremos que establecer nuestro programa de riego.

Condiciones óptimas para el cultivo de lechuga: Temperaturas suaves (15-20ºC) con diferencia entre temperatura diurna y nocturna.

La lechuga es un cultivo que crece de forma óptima en un clima fresco, teniendo su temperatura óptima de crecimiento entre los 15-20ºC. Sin embargo, es un cultivo que para su germinación y acogollado precisa de variación de temperatura entre el día y la noche (alrededor de 10 grados de diferencia).

Es importante saber que la lechuga es una hortaliza más resistente a temperaturas bajas (puede soportar hasta -6ºC) que a altas (más de 30ºC de temperatura repercuten seriamente en el desarrollo y provocan espigados precoces). Además, es interesante saber que con lluvias frecuentes pueden sufrir ataques fúngicos, algo a tener en cuenta a la hora de proyectar nuestra instalación. La fertirrigación se convierte en un importante aliado.

Condiciones óptimas para el cultivo de lechuga: Humedad relativa entre 60-80%, por debajo del 60% se para el desarrollo y por encima del 80% podemos tener ataques fúngicos.

En cuanto al requerimiento de humedad, al ser una hortaliza con un sistema radicular reducido y contar con un gran desarrollo de la parte aérea, nos encontramos ante un cultivo muy sensible a la falta de humedad, soportando mal los periodos de sequía.

Sin embargo, una elevada humedad también puede provocar bajadas de rendimiento por ataques de botritis (también llamada podredumbre). Por ello, es necesario establecer el sistema y el programa de riego de forma que nuestro cultivo se encuentre en la humedad relativa óptima, situada entre el 60 y el 80%.

¿Cuáles son las condiciones óptimas para el cultivo de lechuga? Suelos alcalinos, arenoso-limosos y ligeros, que eviten el encharcamiento para así evitar la podredumbre.

El suelo ideal para el cultivo de lechuga es alcalino (pH óptimo entre 6,7 y 7,4), arenoso-limoso y rico en materia orgánica. Muy importante que nuestro cultivo se establezca sobre suelos con textura ligera para prevenir el encharcamiento, lo que podría causar problemas por ataques de hongos.

¿Cuáles son las condiciones óptimas para el cultivo de lechuga? Marcos de plantación en función de la variedad elegida, pero teniendo cuidado que los caballones levanten lo suficiente la planta para que esta no toque la superficie y evitar ataques fúngicos.

En cuanto a los marcos de plantación, varían en función de la variedad de lechuga a cultivar. De forma general, la densidad de plantación puede variar entre 10 y 40 plantas por m2. Es importante realizar un buen diseño de la plantación para permitir realizar las labores de cultivo y minimizar el contacto entre plantas.

De forma general, un marco de plantación óptimo sería de 30×30 cm dejando pasillos entre líneas de 80 a 120 cm. Esto sirve para variedades grandes, para variedades de lechuga  tipo “baby” la densidad de plantación será más grande y, por tanto, los marcos más reducidos.

Un punto importante es el diseño de los caballones, claves para evitar el contacto con la humedad en la superficie del terreno. Con caballones de 25 cm de altura (teniendo cuidado de dejar el cepellón a nivel de suelo para evitar el secamiento de las raíces), nos aseguramos este contacto directo y reducimos el ataque fúngico de las hojas.

¿Qué tipo de riego necesita el cultivo de la lechuga?

El riego es un factor fundamental en el cultivo de lechuga. Debe ser aplicado con precisión y dentro de unos valores que no pueden ser rebasados por defecto o por exceso. Con un déficit de agua la lechuga puede entrar en parada vegetativa, desarrollar necrosis en los bordes y aumentar la incidencia de botritis. Sin embargo, si regamos en exceso y llegamos a encharcar el suelo, podemos provocar asfixia radicular y disminuir el peso del cogollo.

En base a todo lo explicado anteriormente, podemos llegar a la conclusión de que el riego que mejor se adapta a las exigencias del cultivo de lechuga es el riego por goteo.

El goteo permite regar de forma continua y uniformemente el cultivo de lechuga, evitando los encharcamientos y manteniendo la superficie del suelo lo suficientemente seca para evitar que el cuello se pudra por ataques de hongos.

Es muy recomendable complementar el riego por goteo con un riego por aspersión en los primeros días post-trasplante, para conseguir que las plantas arraiguen adecuadamente.

¿Estás pensando en plantar lechuga por primera vez?


¿Aún sigues regando tu cultivo por inundación? En GESTIRIEGO te asesoramos y ayudamos a instalar el sistema de riego más adecuado para tu cultivo, pero también a convertir o modernizar tu sistema de riego actual. 

Puedes echar un vistazo a otros artículos de cultivo pinchando aquí.

No lo dudes, ¡contacta con nosotros!

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *