Riego por inundación, riego por aspersión y riego por goteo son métodos de riego diferentes, pero dado que el agua es un recurso limitado en muchas regiones, existe mucho interés en regar de la manera más eficiente posible.

 

Utilizando riego por goteo, podemos maximizar el rendimiento por metro cuadrado más que con cualquier otro método tal como inundación o aspersión. El mayor beneficio de cambiar al sistema de riego por goteo es la calidad del agua, un tema que no se discute con frecuencia en conversaciones sobre riego. Cuando tienes agua de mala calidad, ningún otro método funciona tan bien como el riego por goteo.

 

Con el riego por goteo, se puede dirigir el agua allí donde la necesites y evitar que las sales se queden en la zona radicular. Los productores pueden mantener los rendimientos que consiguen con el riego por inundación, o hasta incrementarlos, y usar menos agua.

 

Para productores interesados en cambiar de riego por inundación a riego por goteo, estos son los 10 puntos clave a seguir antes y durante la transición.

 

1. Busca un caso de éxito. Antes de cambiar a riego por goteo, habla con otro productor que utilice este método y aprende lo que puedas de esa persona. Busca a alguien que haya tenido éxito con el método durante 4 o 5 años, de manera que haya podido corregir sus errores y mejorar su sistema.

 

2. Sé consciente de que cambiar a riego por goteo te va a ahorrar mucha agua. Este método va a ahorrar mucha agua, y es la manera más eficiente de riego.

 

3. Lo barato sale caro en muchas ocasiones. Cuando un productor acude a un proveedor para comprar un sistema, normalmente busca el mejor precio, pero meta final debe ser conseguir el mejor sistema según las necesidades del productor, al mejor precio.

 

4. Infórmate sobre el equipo necesario. El productor debe conocer las distintas opciones y elegir la que mejor se adapta a sus necesidades.

 

5. El tamaño del sistema de filtración, sí importa. Escoger el sistema de filtración equivocado podría resultar en obstrucciones por contaminantes en la cinta de goteo, entre otros problemas.

 

6. Entiende cómo seleccionar y operar el sistema. Hay que evaluar la situación basada en los ahorros generales de todo el sistema. Para seleccionar el mejor sistema, hay que entender bien cómo funciona mejor, y operarlo de la manera correspondiente.

 

7. Conoce los fertilizantes. Hay que saber cómo se hace el fertilizante y cuál es el más compatible según el tipo de agua y el suelo. Seleccionar el fertilizante equivocado podría ocasionar obstrucciones en las líneas de goteo.

 

8. Presta atención al mantenimiento de tu sistema.

 

9. Sigue los procedimientos de operación correctos. A veces, los productores intentan operar el sistema por 24 horas seguidas en vez de dividir el tiempo de irrigación en diferentes momentos del día o varias veces durante la semana.

 

10. Contrata al personal adecuado. Muchos productores contratan a personas que no están dispuestas ni capacitadas para aprender a manejar el sistema de riego por goteo, o encargan el manejo a la persona que estaba encargada del sistema de riego por inundación. Este sistema de riego (goteo) requiere la gestión de una persona que conozca cada componente y lo sepa operar, mantener y usar para aplicar agua y fertilizante de manera adecuada.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *