Ventosas, el pulmón de tu instalación

14 febrero, 2022

Las ventosas o purgadores de aire son productos hidromecánicos imprescindibles en todo tipo de instalaciones de riego o distribución de agua. Estos dispositivos aseguran el correcto funcionamiento de la tubería, regulando la cantidad de aire libre que existe en el interior de las mismas y evitando así posibles roturas u obstrucciones.

Gestiriego apuesta por la innovación para un mejor rendimiento de sus productos

La gama de ventosas GESTIRIEGO cuenta con patentes propias, reivindicando ventajas exclusivas frente a sus competidores.

Patente GESTIRIEGO P200502308. Válvula de triple función para instalaciones hidráulicas mediante la cual se consigue una mayor velocidad de extracción del aire residual, debido al sistema de dos boyas que actúan de forma combinada, garantizando también un cierre hermético a baja presión

Patente GESTIRIEGO  P200402665. Perfeccionamiento en válvula de doble función para Instalaciones hidráulicas, que mediante el sistema WAVE SYSTEM, asegura la expulsión de aire en elevados caudales cuando la instalación está en carga y asegurándonos un cierre a muy baja presión.

Tipos de ventosas

Para asegurar el correcto funcionamiento y rendimiento de nuestra instalación, podemos recurrir a diferentes tipos de ventosas.

Por un lado, encontramos las ventosas de efecto cinético (también denominadas de doble efecto) cuya finalidad es garantizar una correcta evacuación y llenado de aire en la tubería y las ventosas de efecto automático (también denominadas de triple efecto), que, además de poseer las cualidades de las cinéticas, controlan la presencia de bolsas de bolsas de aire residual en la fase operativa de la instalación.

Las diferencias entre ambas radican en la cantidad de aire que se desea evacuar, ya que, para grandes volúmenes de aire en muy cortos periodos de tiempo, las de efecto cinético son las óptimas a utilizar, mientras que las de efecto automático se utilizan en fases de la instalación donde la generación de aire es elevada, como por ejemplo tras una bomba.

Principales ventajas del uso de ventosas en una instalación

Toda instalación hidráulica sufre de problemas de cavitación derivados de los sistemas de bombeo, que en gran medida son solventados gracias a la colocación de ventosas tras el punto de bombeo.

Las ventajas que conlleva colocar ventosas en una instalación son:

-Evitan las roturas por acumulación de aire, haciendo que salga de las tuberías a la misma velocidad que entra el agua.

-Se eliminan perfectamente cualquier tipo de bolsas o burbujas de aire que se dan en los puntos elevados y reducen la sección de paso.

-Se evitan daños por corrosión, errores de lectura en contadores de agua, pérdidas de energía…

-Permiten que el aire pueda volver a entrar en las tuberías principales y secundarias evitando la formación de vacío, lo que elimina la succión de barro o suciedad por los emisores y el colapso y aplastamiento de las tuberías.